Nuestras necesidades

Vivimos en la región fronteriza con el Perú, alejados de los centros urbanos, como Puyo, capital de la provincia de Pastaza. Esto es lo que hace que nuestro territorio todavía tiene mucha biodiversidad. Sin embargo, esta lejanía también significa algunas limitaciones para acceder a ciertos servicios y bienes materiales, como para el transporte, la salud, la educación y la economía. 

Son temas que, en gran parte, sabemos pueden resolverse mediante el fortalecimiento de nuestra organización. Pues, esto es lo que nos permitirá tener mayores capacidades, tanto para reclamar nuestros derechos, como para la gestión de nuestro territorio, el manejo interno de nuestros asuntos, y la interacción y negociación con las entidades gubernamentales del ámbito nacional, regional y local.

La necesidad de crear mayores capacidades entre nosotros es también para implementar las acciones necesarias que nos permitan reapropiar y fortalecer nuestra cultura propia, pues esto es lo que nos dará más autonomía para el manejo de nuestros sistemas de educación, salud, ordenamiento territorial, manejo ambiental y justicia indígena.

A continuación abordamos dos temas importantes:

Revitalización cultural

El recuperar, reapropiar y fortalecer nuestra cultura, en los actuales contextos de vida moderna, es una tarea que requiere determinación, esfuerzo y trabajo. También se necesita recursos técnicos y financieros.

Estos procesos se hacen difícil cuando el sistema de educación sigue siendo muy orientado a lo occidental. Por eso, es difícil revitalizar la cultura propia sin tener un programa de educación propia e intercultural.

Podemos decir lo mismo de la salud. Si bien reconocemos la importancia de la medicina occidental y la necesidad de tener un buen acceso a ésta, también creemos que debe haber más entendimiento y articulación entre el sistema de salud oficial y el nuestro, con nuestra medicina propia. Esto es lo que algunos se refieren a la pertinencia cultural de un sistema de salud intercultural.

El hecho de no contar con sistemas de educación y salud propios e interculturales, tiene otras consecuencias e impacto, como la pérdida de nuestra lengua propia, el runashimi, entre nuestros niños y jóvenes. Por lo cual, es urgente que podamos implementar acciones que permitan revertir esta situación.

Economía cultural

Por la abundancia de recursos naturales en nuestro territorio, tenemos una buena autonomía alimentaria. Pero, algunos productos necesitamos adquirir de afuera, como sal, fósforo, jabón, entre otros. Necesitamos comprar redes y anzuelos para pescar, linternas y pilas, prendas de vestir y materiales para nuestros hijos que estudian. Finalmente, por las grandes distancias que nos separan de otros pueblos y la capital de la provincia, hoy nos desplazamos en canoas motorizadas, para lo cual necesitamos combustibles. Cómo generar una economía monetaria que nos permita cubrir estas necesidades, es una de las problemáticas que queremos resolver. Si nos dicen «guardianes de los bosques tropicales«, y si la falta y la necesidad de dinero es una de las razones que «obliga» la gente a extraer recursos que terminan deteriorando los ecosistemas y empobreciendo sus territorios, pues creemos que este reconocimiento debería traducirse en alguna forma de apoyo que nos permita cubrir aquellas necesidades básicas antes mencionadas.