Quiénes somos

Somos 7 comunidades Kichwa de la Amazonía ecuatoriana que conformamos la organización Pueblo Ancestral Kichwa Kawsak Sacha. Son: Nina Amarun, Macao, Sisa, Lorocachi, Jatun Playa y Victoria, comunidades establecidas en la cuenca baja del Río Kuraray, y Yana Yaku en la cuenca Baja del Pinduk Yaku. En total somos 103 familias y 700 habitantes.En el año 2008, nos constituimos en la organización Pueblo Ancestral Kichwa Kawsak Sacha, «Pueblo de la Selva Viva», legalmente reconocida por el Estado, con un territorio de 199,456 Has. (Acuerdo Ministerial No. 1266 – CODENPE – 25.11.2008.

Con 12 otras organizaciones, conformamos la Nacionalidad Kichwa de Pastaza, asentada en un territorio de 1’125,000 Hectáreas y representada por la organización madre «Pastaza Kikin Kichwa Runakuna -PAKKIRU», base de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana -CONFENIAE, la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica -COICA y la Confederación de Organizaciones Indígenas del Ecuador -CONAIE.

Nuestra historia

La Nacionalidad Kichwa de Pastaza nace de un largo proceso de etnogénesis y de colonización, con la llegada de los misioneros a partir del siglo 17, los caucheros a fines del siglo 19, y las olas colonizadoras a mediados el siglo 20. La región amazónica de Pastaza fue poblada por numerosos pueblos, que por múltiples causas desaparecieron o fueron integrándose dentro de lo que hoy día se conoce como la Nacionalida Kichwa de Pastaza.  Parte del proceso de conversión operado por diversos grupos religiosos fue la «kichwanización», con la costumbre jesuita de juntar en una misma misión diferentes pueblos.

En 1992, por incentivo de la Organización de Pueblos Indígenas de Pastaza -OPIP, iniciamos un proceso de poblamiento en la región del Bajo Kuraray, que había sido declarado «Franja de Seguridad» por el Estado ecuatoriano en 1942, por el conflicto bélico que existía entonces con el Perú. Fueron largos años de trabajo y lucha para que finalmente, en el año 2008, el Estado ecuatoriano nos reconozca y existamos hoy día como organización legalmente constituida, con el nombre de Pueblo Ancestral Kichwa Kawsak Sacha.

Nuestro territorio

Nuestro territorio está en una de las regiones de más alta biodiversidad del mundo, contiguo al Parque Nacional Yasuní (PNY) y la Zona Intangible Tagaeri-Taromenane (ZITT), en la Amazonía ecuatoriana. Está accesible por vía fluvial desde el puerto de Paparawa, navegando por los ríos Villano y Kuraray durante 20 horas o por vía aérea fletando avionetas desde el aeropuerto de Shell (1 hora de vuelo).

Nuestros principales proyectos

  • Repoblación de tortugas de río (Tarikaya y hatun charapa).
  • Crianza de Abejas para producción de miel silvestre.
  • Sacha Taki – Canto de la Selva; diversidad biocultural desde el patrimonio sonoro.

Leer más : Qué hacemos

Necesidades y problemáticas

  1. Revitalización cultural

El recuperar y fortalecer nuestra cultura, en los actuales contextos de vida moderna, es una tarea que requiere mucho esfuerzo y trabajo. También se necesita recursos técnicos y financieros.

Estos procesos se hacen difícil cuando el sistema de educación sigue siendo muy orientado a lo occidental. Por eso, es difícil revitalizar la cultura propia sin tener un programa de educación propia e intercultural.

Podemos decir lo mismo de la salud. Si bien reconocemos la importancia de la medicina occidental y la necesidad de tener un buen acceso a ésa, también creemos que debe haber más entendimiento y articulación entre este sistema de salud oficial y el nuestro, con nuestra medicina propia. Esto es lo que algunos se refieren a la pertinencia cultural de un sistema de salud intercultural.

El hecho de no contar con un sistema de educación y salud propia e intercultural, tiene otras consecuencias e impacto, como la pérdida de nuestra lengua propia el runashimi entre nuestros niños y jóvenes. Por lo cual, es urgente que podamos implementar acciones que permitan revertir esta situación.

  1. Economía cultural

Por la abundancia de recursos naturales en nuestro territorio, tenemos una buena autonomía alimentaria. Pero, algunos productos necesitamos adquirir de afuera, como sal, fósforo, jabón, entre otros. Necesitamos comprar redes y anzuelos para pescar, linternas y pilas, prendas de vestir y materiales para nuestros hijos que estudian. Finalmente, por las grandes distancias que nos separan de otros pueblos y la capital de la provincia, hoy nos desplazamos en canoas motorizadas, para lo cual necesitamos combustibles. Cómo generar una economía monetaria que nos permita cubrir estas necesidades, es una de las problemáticas que todavía no podemos resolver. Si nos dicen «guardianes de los bosques tropicales«, y si la falta y la necesidad de dinero de la gente que vive en estos bosques es una de las razones que «obliga» la gente a extraer recursos que terminan deteriorando los ecosistemas y empobreciendo sus territorios, pues creemos que este reconocimiento debería traducirse en alguna forma de apoyo que nos permita cubrir aquellas necesidades básicas antes mencionadas.